martes, 15 de septiembre de 2009

Carlota


ESTA ES LA PRECIOSA CONTRAPORTADA QUE MARIOLA CUBELLS HA ESCRITO HOY EN EL DIARIO ADN

Carlota es una niña negra. Tiene tres años y por eso siempre va de la mano de alguien que la quiere bien. Nunca sola, claro. Como es muy linda, todo el mundo le dice lo guapa que es, lo bonito que es su pelo rizado y sus ojos color azabache.

Todavía ningún niño, cuyos padres hacen en casa comentarios racistas como "la culpa de todo es de los inmigrantes" o "este barrio se está llenando de negros", la ha insultado o la ha humillado por su color de piel. Así que no sabe lo que es la intolerancia o la xenofobia. Es una niña amada.
Algún día tendrá 14 años o 20. Algún día será pues una mujer negra. Irá sola al instituto, o en el metro, camino de la universidad, o en el tren, con amigas blancas, o con su novio. O sola, repito. Quizá entonces el policía que hoy le sonríe a su paso suba al vagón y entre todos los pasajeros le pida a ella sola los papeles, como se los piden a menudo al ciudadano español Santiago Zanon, un mulato de padre africano y madre aragonesa que nació en Madrid hace 36 años, cineasta y ganador del último Goya al mejor director novel. O como se los pidieron a Rosalind, una española negra de Nueva Orleans, cuando su marido, blanco, la dejó sola para ir a por las maletas.

Aunque sólo sea para eso, para que a mi hija Carlota nadie la dañe, nadie la discrimine por su color, por su origen -y ya sé que es una razón egoísta-, estoy dispuesta a combatir hasta el delirio a todos los mequetrefes del mundo, con placa o sin ella. Hay muchos, así que tengo trabajo...
La foto la he sacado de aquí

9 comentarios:

las sandalias de ana dijo...

se me puso el vello de punta... hay que seguir luchando!!! ;)

Pantxa dijo...

Todos somos los padres y madres de todas las Carlotas del mundo.¡que se nos oiga!

Lila Ortega dijo...

Gracias, gracias, gracias por compartirlo, por verlo y enseñarlo como lo haces y por identificarte con ella y con todos los ajenos, los inmigrantes, los diferentes...
yo tuve una ¿amiga? (la queria bastante fue de mis primeras amigas en españa) que no iba con placas por ahí pidiendo papeles, pero los pedía de una forma intangible y seria... un día en una discusión política en la que estábamos en franco desacuerdo, cuando se vio confrontada me dijo: "tu calla que no eres española..." tenemos muuuucho trabajo por delante pero me gusta saber que hay muchos brazos, cabezas, corazones, cuerpos... y que en algunos lugares, como en tu casa y en tu blog, no importa de donde vengas...

Miss Rosenthal dijo...

Tenías razón, es una reflexión preciosa!

Marhya dijo...

Muchas gracias por compartirlo, Laura, pues no había tenido la oportunidad de leerlo y está cargado de sentimiento y realidad.
Besos.

bebybo dijo...

cuanta razon hay en esas palabras!!!!!!!

Serafina dijo...

En el libro "Sushi para principiantes" de Marian Keyes, una señora intentando ser politicamente correcta llamaba a un londinense negro "afroamericano".
En fin, que hay mucha ignorancia.

Un besazo

Rosa Marrero dijo...

GENIAL.

La Pintoreta dijo...

Que bella historia llena de realismo me ha llegado a ese rinconcito del corazón que produce sentimientos llenos de tristeza. Que manera de redactar y transmitir. Besitos Laura me has cautivado.