lunes, 26 de noviembre de 2007

Cuentos


Me gustan los cuentos, de pequeños tuvimos la suerte de que mi padre nos contara los MEJORES cuentos del mundo, tenía varias colecciones, los de Bernardo y Gertrudis eran nuestros favoritos, suplicábamos que nos contara un cuento todas las noches, y cuando la historia estaba en la parte más interesante nos decía q era hora de irse a dormir, pero siempre conseguiamos que acabara la historia. A la hora del baño éramos los indios papanaguas, y la bañera el amazonas, el radiador del baño la luna y cantábamos canciones de nuestra tribu.
Esta noche le contaré un cuento a alguien a quien le duele la espalda, a ver si se mejora.
Colorín colorado este cuento se ha acabado.

9 comentarios:

Torpedita dijo...

Aún recuerdo el sabor de las lágrimas de mi hermano y mias el día que mi madre decidió dar nuestros libros y cuentos, porque ya eramos muy grandes para eso.
Mi colección de Gloria Fuertes fue liquidada por completo excepto uno. Eran "para niños mas pequeños y que tenian pocos recursos". Ese día no me convenció nada su explicación.Hoy sé que las cosas materiales tienen un precio de compra. Solo eso.
El valor que le asignamos nosotros es solo nuestro y permanecerá pase lo que pase, aunque pasen a ser de otros o nos hagamos grandes, siempre podremos tirar del recuerdo. Los malos no pueden robarnos nuestros recuerdos.

Que mejore la espalda!

carlos dijo...

Muy bueno el comentario de hoy Lauri! Enhorabuena!!

Cuentame un cuento y veras que contento, me voy a la cama y tengo dulces sueños...

vir dijo...

tienes razón torpedita los recuerdos siempre serán nuestros.
recuerdo los cuentos inventados de mi madre que yo a la noche siguiente quería volver a escuchar...algo imposible para ella pero que para mi se volvia genial al escuchar nuevas versiones de la vida de esa mariposa.

laura g-f dijo...

En casa, durante una época, escuchábamos varias veces al día un cassette de cuentos que me regalaron. Aún hoy, entre los hermanos, podríamos recitarlos todos de memoria sin problemas!

"... oye Borlita, porqué no te das una vueltecita por el bosque? Más abajo de tú casa hay un prado con muchas flores y, además, está la huerta del señor Rabanito con unas lechugas y unas coles fresquísimas..."

Recuerdos de infancia! :-)

Julia dijo...

Laurita,

Ahora que soy mamá me doy cuenta de la magia de los cuentos, incluso de los inventados con mucha o poca imaginación, depende del día y de lo cansada que me cogen! lo mejor es lo agradecidos que son los niños porque siempre, siempre, les encantan y quieren más... es un regalo para el que lo cuenta y para los que lo escuchan..

Besos,

Anónimo dijo...

Yo recuerdo como si fuera anoche,cuando me quedaba a dormir en casa de mis abuelos,en una cama de madera super antigua y muy grande,y entonces mi abue me contaba unos cuentos populares que me supe de memoria al cabo de los años...os podeis creer que la versión de la cenicienta que me contaban de pequeña no tenía nada que ver con la de Disney??el baile era en 3 noches diferentes y ella llevaba cada día un vestido de distinto color...me maravillaba pensar en cada vestido...y estaba impaciente por irme a dormir y escuchar alguno de los maravillosos cuentos que me contaban.Qué mérito el de nuestros padres,abuelos,tíos,etc verdad?
Me encantó el tema de hoy,me ha hecho recordar toda esa magia.Gracias Lauri una vez más.
Besos,Lady Halcón.

La Ballena Elena dijo...

Estoy feliz de que el tema os haya gustado tanto, y de q os haya recordado sentimientos de esos tan bonitos que uno tiene cuando es pequeño. Quien no recuerda la sensación de la noche de Reyes?

Anónimo dijo...

a mi no es que me contaran muchos cuentos de pequeño, pero si he contado muchos a mis sobris, y me encantaba ver sus caras de atencion, hasta que caian dormiditos.
un saludo laura.

Siempre atletiii¡¡¡

Serafina dijo...

Hoy encontre unas fotos de panecillos que me recordaron un cuento. Que suerte tenemos los que hemos tenido una infancia feliz.
Besos