lunes, 28 de febrero de 2011

Mi pequeña camerunesa

Ma petite

La princesa camerunesa, se fue ayer a Camerún.
Celia llegó a España una semana antes de ver la luz, así que nunca ha conocido el pais de sus padres ni a la hermanita y dos hermanitos que tiene allí.
Ayer cogió el avión muy contenta, seguramente sin sospechar la importancia de este viaje, pero contagiada por la alegría pegadiza de su madre. El sábado por la tarde estuve en su casa y no podía parar de reirse ni de buscarme continuamente para jugar con ella. Ser su madrina me hace increiblemente feliz, y hay días en los que pienso que si a ella la quiero así, cuando nazca bebé voy a morir del amor. El sábado le dio muchos besos a la barriga (la princesa camerunesa y bebé ya empiezan a hacer buenas migas). Me alegro muchísimo de que puedan hacer este viaje, pero la madrina te va a echar un horror de menos.
La lámina es de aquí

4 comentarios:

Marhya dijo...

Qué verdad es eso de que el amor es lo único que más se tiene cuanto más se da!
Un beso.

Caterina Pérez dijo...

conociéndote, seguro que estarás añorándola un montón hasta que regrese!!!

baballa dijo...

Morir de amor no pero ya verás que es alucinante!! incluso cuando no duermes!.
Besos

doris dijo...

Deduzco por tu comentario, sin conocerte, que eres una persona muy sensible y educada, eso me gusta,hoy en día esos valores no se que pasa se van perdiendo. Sigue de esa forma dando amor, y no te desbies pase lo que pase es un orgullo para tí y los que te comparten de tu seguidora Doris