martes, 28 de abril de 2009

Carlos


Va a hacer 10 años de la primera vez que sin saber en lo que nos convertiríamos, nos sentamos casi al lado, yo llegué después y me senté detrás de él, llevaba esa camiseta roja, que años después le robarían en un viaje a Alicante que hicimos juntos (viaje que subvencionó porque yo estaba sin blanca)
Se ha ganado a pulso el título de "mi mejor amigo", me gusta llamarle así porque lo es, es esa persona que hace que te sientas especial, que a pesar de saber de tus fallos y cosas no tan buenas, consigue sacar lo mejor de ti, y te mira con esos ojos con los que sólo te mira una abuela. Le quiero con ese amor emocionado (que te pone un nudo en la garganta con sólo pensar que le puede pasar algo malo) creo que lloré más que su madre y su suegra juntas el día de su boda (hubo un comentario post boda de su suegro) por verle feliz, y por ver que por fin la había encontrado.
Hemos visto muchos capítulos de nuestras respectivas vidas, y seguimos estando en casa de nuestros respectivos padres, como si estuviéramos en casa de nuestra familia.
Me gusta su forma de ser, como se preocupa por los demás, y como aunque ahora mismo tiene un trabajo con el que a cualquiera se le hubieran subido los humos, él sigue llegando al barrio "sencillo" en el que decidieron vivir, para estar más cerca de los que habían vivido en Calcutta o en Perú, en nuestro propio país.
Sale de trabajar y se va a dar clases de español a los que están aprendiendo, piensa en cosas para hacer, en como ayudar a que el resto tenga una vida igual de tranquila que la suya. Han montado un taller de encuadernación, y poco a poco han ido aprendiendo a que los acabados sean mejores y lo han conseguido, (es difícil creer como el corte de las páginas no se ha hecho con una guillotina, con lo bien acabado que está). Están haciendo libretas y álbumes de fotos con telas africanas.
La de la foto es la que me trajo la última vez que estuvieron en casa.
Voy a pedirle fotos de lo que hacen y un mail de contacto por si alguien quiere.
Feliz martes

14 comentarios:

Ciarita dijo...

Jo, yo quiero un Carlos como el tuyo ;)

Torpedita dijo...

Perdí la ilusión de escribir en un blog,pero ahora al leer lo que dices hoy,he pensado por un momento que también tienen lados amables, como poder contarle al Mundo que hay personas buenas.
Enhorabuena a los dos por haber coincidido en el espacio y en el tiempo.
Os deseo toda una larga vida de amistad.
:)

las sandalias de ana dijo...

qué amistad tan bonita!!! ahora será carlos el que llore cuando lea esto!!! felicidades a ambos!;)

Peponas dijo...

Después de leer las cosas tan bonitas que has escrito el nudo en mi garganta sigue....Qué envidia sana me dais!!!

Miss Rosenthal dijo...

Nena, menudos post emocioandos nos han salido hoy. Creo que estamos fatal con las hormonas!
Carlos también es uno de los whales.
Un besazo
(y precioso trabajo el suyo)

Disney on my mind dijo...

Vaya... qué bonito...

MONICA dijo...

Me alegra que cuentes con una amistad tan especial y que pronto podamos ver los maravillosos trabajos de encuadernación de Carlos y las personas que trabajan en el taller. Un abrazo y otro para él por la labor de enseñar. emotivo post, Laura.

Quemona dijo...

Dan ganas de conocerlo, se va a emocionar como lea esto!!!

chati dijo...

Despues de esto te felicito por tener a gente como Carlos cerca, ojala todas las personas tengan cerquita un Carlos como el tuyo. Su trabajo es precioso ;)

carlos dijo...

Lauri, ahora soy yo quien se ha quedado con un nudo en la garganta. Mil gracias por todo lo escrito, eres un sol y me temo que eres tu quien me mira con ojos de abuela.
Lauri es una de esas personas cuya principal opción en la vida es hacer sentir especial a quien tiene cerca y yo lo senti pronto. Se desvive con cada gesto, con cada detalle y nuestra amistad, nuestra "mejor" amistad es como es gracias a ella. Me encanta cuando mis padres me preguntan por Lauri como si fuera una prima, cuando se queda a dormir con mi familia los días previos a la boda, cuando llama a los Bardón aunque yo no este. Lauri es muy especial, aunque a veces se le olvida.

El trabajo que hoy os presenta lo hacemos, lo hacen mejor dicho, los senegaleses del barrio. Es comercio JUSTO con mayusculas. Es una alternativa a la persecución de los cd, es un lugar de encuentro, es un intento de integración, es un compartir la vida con quien sufre. Os haré llegar a través de Laura más información.Hoy Agustín y Elena, el senegales que coordina el taller, han sido padres de un español negro, negro, negro y el más guapo de su planta. En unos días ella volverá a Senegal y continuará la incomprensible historia de la inmigración.

Laura, gracias. Un beso.
Carlos

Mar dijo...

neeeeeeeeeeennnnnnnnnnn!!! me habéis emocionado los dos... Fantástica amistad la vuestra!!!
Un abrazo a los dos
Mar

Anónimo dijo...

Como tengo el gran privilegio de conocerlos a los dos y de haberles conocido a uno en Calcuta y a la otra gracias a Calcuta solo me queda confirmar todo lo escrito por ambos.....y echar unas lagrimas de emoción al leer lo escrito por ambos.

Que ESPECIALES sois, madre mia y lo que os quiero!

Andrea

Anónimo dijo...

Me apunto a los elogios de ambos, es una suerte conoceros a los dos!

Julia

Marhya dijo...

Me he quedado sin palabras leyéndoos. Y aún no sé que decir. Así que sólo compartir con vosotros una sonrisa y un beso, que´grande es la amistad de verdad.